blog

BLOG ¿POR QUÉ HABLAR DE DISCAPACIDAD?

¿Por qué alguien que no tiene discapacidad habla sobre el tema? El otro día leía el comentario de un amigo mío en su face, decía algo así: ”Es fácil y cómodo hablar de Hiroshima sin haber estado ahí cuando estalló la bomba; de los campos de concentración sin haber vivido o casi muerto en ellos; de la vida submarina sin haber buceado jamás; de Vietnam desde las Naciones Unidos. Lo hacemos todos los días. Lo tenemos que hacer todos los días. No todos podemos ser huérfanos, madres, ciegos o sordos. Así, desde nuestra limitación, tenemos que hablar de la orfandad, la maternidad, la sordera o la ceguera. Pero bien, lo que se dice bien, sólo el ciego sabe lo que es estar ciego…”  Yo hablo desde mi limitación, desde la incomodidad que genera hablar del tema, tanto para quien vive con discapacidad como para quien no. Y hablo del tema, porque hace unos 10 años lo conocí desde mi primer trabajo formal, siendo muy sincera me preocupaba más “hacer bien mi trabajo” que generar cualquier tipo de cambio en las personas con discapacidad, no tenía muy claro que podría hacer yo desde el pequeño lugar en donde me encontraba, pero descubrí una cosa, me sentía cómoda junto a las personas con discapacidad, no me daba miedo, ni “cosita”, ni nada. Me sentía cómoda hablando de sus deficiencias, de sus dolores, de sus temores y de pronto, me empezó a caer el veinte de que somos prácticamente igualitos, podemos funcionar distinto, pero somos iguales, me di cuenta que les preocupaba conservar su trabajo, les costaba ponerse  en los zapatos de los otros, se equivocaban, a veces eran ojetes, a veces maldecían su suerte y a veces, muchas veces, brillaban con tanta luz que para mi fue imposible dejar de estar cerca.

Trabajé durante 7 años desde distintas instituciones de gobierno (federales y locales) hasta que la burocracia me cansó. Tuve un break trabajando en el ámbito privado, aprendí mucho sobre la rapidez del sector, sobre las ganancias, sobre el trabajo en equipos eficientes, pero me faltaba algo, me faltaba sentir que hacía algo por alguien más. Hace poco más de un año, gracias a mi amiga Gaby Directora Comercial de LM, tuve mi primer plática con Rafa y Delia sobre el proyecto que querían arrancar. Yo necesitaba un esquema de trabajo que me permitiera criar a mi hija y al mismo tiempo hacer lo que me apasionaba, recuerdo perfecto la llamada con mi amiga “te tengo el trabajo de tus sueños amiga” y tenía mucha razón.

Empezamos de verdad de cero, con muchísima energía, ganas, ayuda de parte de muchas personas, pero de cero, investigando como se formaba una Asociación Civil, cuántos trámites hay que hacer, contadores, abogados, pláticas con conocidos, etc., ya lesplaticaré a más detalle de esta aventura en otro post.

Hoy, a más de un año, me siento feliz de seguir hablando de discapacidad, de tener
nuevos amigos con y sin discapacidad, de aprender de una industria totalmente nueva para mi, hablar de discapacidad es una necesidad, es mi forma de aportar al mundo, si eres capaz de ver la discapacidad como una característica más de la persona que no la hace mejor o peor a ti o a mi, que no la hace “un ángel” pero tampoco la invalida, entonces eres capaz de reconocer que tienen los mismo derechos que tu y que yo, que tienen sueños, pasiones, temores, que fracasan, que lo intentan, que muchas veces usan la discapacidad para potencialidad sus habilidades, que nos demuestran que los seres humanos podemos hacer lo que sea siempre que tengamos la motivación necesaria.

Hoy a más de un año, lo que quiero decir es, GRACIAS.

Por la solidaridad, por la valentía, por las risas, por los viajes, por las juntas de trabajo, por las preocupaciones, por los corajes, por las carreras, por la música. 

GRACIAS TOTALES.